Prensa mexicana atrapada entre violencia e impunidad

Ciudad de México.- Pese a los intentos del gobierno federal mexicano por combatir la violencia generalizada que las bandas criminales, los funcionarios corruptos y los carteles emplean para silenciar a sus críticos, la impunidad en los ataques contra la prensa continúa siendo la norma, de acuerdo con un informe elaborado por el Comité para la Protección de los Periodistas (CPJ, por sus siglas en inglés), divulgado en ocasión del Día Mundial de la Libertad de Prensa.

El informe, titulado “Sin excusas: México debe romper el ciclo de impunidad en los asesinatos de periodistas”, halló que la falta de voluntad política permite que no cesen los ataques contra los comunicadores.

México es uno de los países más peligrosos del mundo para el ejercicio del periodismo, con más de 50 casos de periodistas y trabajadores de medios asesinados o desaparecidos desde 2010, según datos del CPJ.

La impunidad en México ha aumentado en más del doble desde la publicación de la primera edición del índice de impunidad del CPJ, en 2008, y cuando se obtiene una condena, con frecuencia se limita al autor material del crimen y las autoridades no logran determinar el motivo.

“Aunque el presidente Enrique Peña Nieto ha condenado la violencia contra los periodistas, el no haber vinculado explícitamente la rendición de cuentas con los ataques contra la prensa perpetúa un clima donde los periodistas están en una posición vulnerable frente a los ataques”, declaró Carlos Lauría, director de programa y coordinador sénior del programa de las Américas del CPJ.

“Sin la firme voluntad política del Gobierno federal para combatir las ineficiencias del sistema judicial y para darle un trato prioritario a la lucha contra la impunidad en los crímenes contra periodistas, los intentos por poner fin a la violencia están destinados a fracasar”.

El informe, examina los casos de tres periodistas asesinados por ejercer su trabajo, dos de ellos del estado de Veracruz, una de las regiones más mortales para el ejercicio del periodismo en el hemisferio occidental.

Entre 2010 y 2016, durante el mandato del exgobernador Javier Duarte de Ochoa, por lo menos seis periodistas veracruzanos fueron asesinados en represalia directa por su trabajo y otros tres desaparecieron.

El CPJ investiga los casos de por lo menos otros 11 periodistas para determinar si los asesinaron por su labor periodística. El informe también examina la efectividad de mecanismos que México ha implementado para tratar de combatir la violencia contra la prensa, entre ellos la Fiscalía Especial para la Atención de Delitos cometidos contra la Libertad de Expresión (FEADLE) y un mecanismo federal concebido para proteger a los periodistas amenazados.

Be the first to comment on "Prensa mexicana atrapada entre violencia e impunidad"

Leave a comment

Your email address will not be published.


*