#PolíticaPorteña

 

Columna / Noé Segura

Arrancan las campañas de los presidenciables. Serán 90 días de lucha y convencimiento político a los electorados. Esperamos den propuestas por mejorar nuestro país, contar con un futuro más prometedor, estable económicamente, sin sobresaltos de acontecimientos políticos, que podamos tener un sustento firme y fortalecido para mantener a nuestras familias. Con mano dura para radicar de raíz la corrupción e inseguridad en todos los estados de nuestra nación.

Sin embargo, nos vemos envueltos en una guerra sucia en TV, prensa y redes sociales, de desacreditación entre ellos, sacando sus trapitos sucios en una guerra política sin cuartel para poder posicionarse en los primeros lugares de las preferencias de los electores y estar de punteros en las encuestas lo que virtualmente les permitiría ganar la presidencia de la república.

Andrés Manuel López Obrador, de la coalición “Juntos haremos historia” respaldado por los Morena, PES, PT, con tercer intento de lograr su sueño de ser el presidente, inició su campaña con dos eventos en el estado de Chihuahua. En la plaza Benito Juárez, de Ciudad Juárez, proyectó el documental “Este Soy” donde da a conocer su posición política a través de los años, abriendo su casa en convivencia familiar y con su discurso de gobernar con el ejemplo y austeridad.

La guerra desatada entre Meade y Anaya por el segundo lugar, le deja a AMLO beneficios por seguir de puntero en las encuestas, pero nadie duda que pronto, en estos días, con rumbo a una lucha final, en un cara a cara, las cosas las cambien o por lo menos, lo intenten.

Mientras, cosecha el descontento, hartazgo y la ira, de nuestra sociedad mexicana ante el régimen de Peña Nieto o quien lo tiene en el poder que es el PRI plagado de corrupción, con los niveles más altos de inseguridad hoy por hoy generaliza en todo el país, lo que infunde mucho miedo porque no hay actualmente una autoridad confiable que combata con dureza este flagelo desde su raíz, que está carcomiendo a nuestra sociedad.

El primero de julio, aproximadamente noventa millones de mexicanos sufragarán.

Superados los fantasmas del 2012 cuando presentaban a AMLO como “un peligro para México” que orquestó German Martínez, hoy asesor político de AMLO, dicen analistas nacionales e internacionales que el enemigo del tabasqueño es él mismo.

Y debe de aterrizar algunas propuestas que ha estado haciendo como posibles, en ellas, la constitución moral, la guardia nacional y la amnistía a todos los narcotraficantes, porque las buenas intenciones políticas se acabaron en su precampaña, ahora deben de ser realidades en estos tres meses de campaña.

El panista Ricardo Anaya representa la otra opción empujado por una ambición cuestionable de poder y por llegar a ser el candidato de “Por México al frente” respaldado por PAN, PRD, MC.

Arrinconó a los adversarios panistas que estuvieron en desacuerdo son su postulación hasta hacerlos renunciar del partido, llegando al grado que prefirió cercenarlos siendo una parte fundamental de su cuerpo político. Es como si se arrancara un pie, una extremidad que ahora le hace falta para caminar y llegar a ganar su aspiración,

El más joven de los presidenciables, trató de convencernos que la mejor forma de gobernar un país es por medio de una coalición, basándose en experiencias internacionales que han ganado por ese sistema político, como Alemania y Chile.

Anaya tiene de enemigos a un grupo de panitas que tienen aspirante en Margarita Zavala, a la cual el INE le dio la aprobación de candidata independiente y va con todo contra el queretano. No gana la ex primera dama, pero le será placentero hacerlo perder.

Margarita está tomando las mismas propuestas de Felipe Calderón, las cuales fracasaron, estamos de acuerdo que darle el poder presidenciable, no será ella la gobernante si no él. Recordemos que esa frase que “Michoacán le iría muy bien”, ahora sabemos lo que encierra, para qué probar si ya tenemos antecedentes de cómo nos fue.

La trifulca interna entre panistas en contra de Anaya no le afectó, se quedó bien posicionado con un segundo lugar de las preferencias electorales, pero la precampaña quedó atrás. Vienen momentos decisivos.

José Antonio Meade Kuribreña, de la coalición “Todos por México” que sólo va el PRI respaldándolo, porque aunque está en papel de acuerdo político del PANAL y PVEM, son partidos chicos que ahora dudan dar el respaldo total a los candidatos priistas, porque sienten que los están arrastrando a perder su registro teniendo encima la amenaza de quedar sin prerrogativas por el descontento social que sufre el priismo.

Más bien, ven que su candidato Meade no levanta, que la maquinaria priista en los 32 estados del país no está trabajando para hacerlo ganar.

Tiene un discurso cambiante a cada momento, que no está pegando entre la militancia, mucho menos entre la ciudadanía, que abrió un abismo de simulación y descontento entre la militancia, porque no lo consideran parte del tricolor, que además arrastra una mala imagen del partido

Sin embargo tiene la necesidad de hacerla operar, por lo que está dispuesto a ceder, a negociar con el más duro sector de los dinosaurios priistas, por las fuerte divisiones y heridas que dejo Enrique Ochoa Reza y Videgaray, al no darles ni contemplarlos en las mejores posiciones de candidaturas federales y locales, ni en la plurinominales.

No se han limado las asperezas políticas entre estos liderazgos, aunque Videgaray y Ochoa Reza comentaron que no los ocupaban porque ahora sería un priismo puro sin corrupción y renovado. Con gente nueva y joven, lo que generó con la militancia un sentimiento de desprecio y coraje hacia el candidato Meade Kuribreña, que ahora no sabe cómo resolver.

Se dieron cuenta demasiado tarde que si no los consideraban no contaran con el apoyo total del priismo, que pueden perder la presidencia. Se preguntan, ¿dónde quedó el priismo disciplinado?

Los coordinadores de Meade Kuribreña están convencidos que si llegan a un acuerdo generalizado con estos liderazgos dinosaurios tendrá resultados inmediatos que puede revertir la tendencia en unos días de su campaña contra AMLO. Ya veremos.

En Michoacán, los candidatos a senadores ya iniciaron sus campañas. El más notable fue Toño García, son una multitud de simpatizantes de la coalición en Morelia. Tal parece que tiene la simpatía de la gente, se ve que no tendrá problema para que él sea el ganador de la curul en el senado.

Quien va sin pena ni gloria es su candidatura de la segunda fórmula al senado Alma Mireya González, porque el trabajo ya lo tiene Toño. Ella va nadando de muertito, sin problema alguno, afortunada mujer, que además le pagan hasta los gastos, bien por los panistas que tendrán su senadora sin esfuerzo alguno.

Y no falta un pelo en la sopa. Algunos candidatos competidores hacen señalamientos y rumores en contra porque cuentan con toda la maquinaria del estado para hacerles los eventos estén bien vestidos con acarreados y que amenazan a los funcionarios que no asistan con correrlos o descontarles un día o penalizarlos económicamente.

Serían rumores, pues García Conejo no se aprovecharía de esa situación de contar con el poder de su hermano como gobernador.

Necesitan más de 600,000 votos para ganar. ¿Cuántos le aportará la coalición con el PAN?, al parecer no son muchos porque en la anterior elección electoral del 2015, perdió el blanquiazul con Cocoa Calderón la gubernatura, no sacó ni el reintegro. Y todavía le van a restar al PAN porque los Calderón llevan a Luisa Calderón como independiente a diputada federal y a Margarita como independiente presidenciable.

En las candidaturas a los municipios algunos están muy cuestionables, sin embargo esto no les será obstáculo para que el gobierno de estado favorezca el voto hacia Toño García, porque le quedan tres años de gobierno que puede convenir con varios líderes para favorecerlos con puestos dentro de esa administración.

Ello sobraría porque es carismático y cuenta con mucha simpatía con la gente y tiene trabajo en el estado para salir ganador, porque no tiene contrapeso, por El PRI, ni otros partidos pequeños, ni el independiente que no se sabe bien donde está, porque hasta hoy ni oído ni visto, pero Cristóbal Arias, y Blanca Estela Piña, pueden darles una sorpresa, no porque sean buenos candidatos, si no ante la influencia y ola electoral de AMLO.

Los diputados federales en el Distrito 1, el priista Jesús Reyes Galindo, lo veremos más en el puerto porque Lázaro es su talón de Aquiles, si no convence a su militancia y simpatizantes puede perder, porque necesita más del 60 % de los votos, para ganar su diputación. ¿Cómo revertir lo que más le pesa al PRI en lo local?, una administración municipal sin pena ni gloria, la del alcalde priista Armando Carrillo.

¿Cómo revertir un diputado federal Solomon Rosales que no se le vio por este puerto más que en eventos empresariales?, que prometió mucho y no dio ni gestionó nada a favor de esta ciudad. Que se va también sin pena ni gloria.

La gente no quiere más saliva, quiere hechos, pedir otra oportunidad y darle confianza, ya no pega, ya no hay credibilidad, muy difícil su campaña, difícil convencer al electorado en este distrito.

Bueno ya veremos cómo se desenlaza esta historia política, la candidata perredista a este distrito ni oída ni vista, no entendemos a Carlos Torres Piña para qué arrebatar una candidatura federal e impulsar a una aspirante que no es de este distrito y que sabe de antemano que va a perder.

Feliciano Flores Anguiano, candidato a diputado federal por la coalición “Juntos haremos historia”, desconoce totalmente las comunidades y poblados rurales de los 9 municipios que integran este Distrito 1.

El muchas veces perdedor, su trabajo político lo centralizará en Lázaro Cárdenas, porque le apuesta de antemano que la ola electoral de AMLO lo puede hacer ganar. Olvida que aunque tengan esa posibilidad, el trabajo lo hacen los que van de candidatos a las alcaldías, que lo hacen ganar o perder, y en ese terreno nada está dicho. Pueden darle el voto al Andrés Manuel pero a otros no. En este puerto se ha dado la alternancia siempre, ¿se saldrá el electorado de ese círculo?

El perredista Mariano Ortega sigue desaparecido. Entre su militancia no da señales de juntarlos ni de llamarlos. Realizó una reunión desangelada en las oficinas de su partido antes de que oficializaran su candidatura, es muy cuestionable su postulación entre su militancia y simpatizantes, ante la sociedad porteña, porque se preguntan ¿cómo nos gobernará un ex presidario? ¿Qué no hay más en el PRD? ¿No hubo líder limpio?

Por lo visto está de moda que impongan de candidatos los partidos a perfiles conocidos por sus abusos y ambición de poder, ganas de quedarse con áreas verdes, con áreas industriales dentro de la isla de La Palma, tener auto contratos de obra pública municipal.

Hagamos conciencia, sabemos que nos atrasaremos otros tres años si le damos el voto a gente con proyectos políticos personales. Quiero pensar que alguien realice un delito federal y caiga preso, pero al salir lo apremiamos para que nos gobierne, de veras ya no tenemos moral.

Lo más sorpresivo del fin de semana es que el TEEM ordena al CDE del PRD restablecer el proceso a los regidores. En palabras comunes que se realicen las elecciones internas, pero esto es al PRD no a la coalición.

Es muy clara la convocatoria perredista, “en caso de la posibilidad de la coalición entre partidos se suspenderá todo registro de aspirantes y elecciones internas, las cuales sacarán los candidatos en acuerdos y consensos”, o sea pleno dedazo entre las dirigencias estatales y las tribus políticas perredistas.

En caso del PRI, sí hubo violación a los derechos políticos de los aspirantes. De Eloísa Berber fue pleno dedazo su postulación sin consentimiento de los delegados y consejeros priistas municipales, sin embargo ya quedó como candidata. Los demás inconformistas tendrán que negociar alguna posición dentro de la planilla o de la administración del H. Ayuntamiento si es que la ganan.

Volviendo a la orden del TEEM, vemos que no hay tiempo ni procedimiento para que se den elecciones internas con los aspirantes a regidores.

Se corrió rumor que siempre sí se le daba al PAN la sindicatura, pero otros perredistas comentan que es para Sonia Lombera, que está en duda que Antonio Oseguera estará en la primera posición de la planilla a regidores, que la segunda sigue firme para la hija del panista Javier Estrada.

Cuentan que recibió una llamada de atención para dársela a una mujer panista del Puerto, pero creemos que no dejará Estrada Cárdenas ir la oportunidad de apremiar a su familiar.

Puro dedazo, ¿cuál democracia?, que nos estamos cansando y asqueando de estos sucesos lamentables, de preferencias familiares de mantenerlos cobrando en el erario público.

La tercera sigue firme para Miguel Gutiérrez, líder eterno sindicalista del organismo del agua Capalac.

La cuarta para MC, que llevará a ese sitio a Pánfila Beltrán, y en la quinta sigue Edgar Castro, que es, a parte de la diputación local plurinominal, otro permio para Silvia Estrada.

En la sexta regiduría Araceli Mata, sin embargo se corre la voz que ya no la tiene firme.

Y la séptima, sería para Oscar Daniel de la Peña, hijo de Laura Carmona, quien pidió reposición del proceso al Tribunal Electoral, en una asesoría que le costó caro a la ex regidora pero logró apuntalar a su vástago, mientras otros como Felipe Martínez, le sirvieron para su propósito y se ha quedado como el chinito, nomás mirando.

Comentan militantes perredistas que no van a votar por los mismos, que quieren renovación, que no mas rezago, no más olvido, no más robo de áreas verdes ni de áreas industriales. Quieren obras y mejoras en sus colonias, en sus comunidades y en su municipio con cada vez más vergonzante rezago frente al recinto portuario.

Que se han dado cuenta que su voto tiene poder de cambio y recomiendan no venderlo ni comprometerlo, porque ahí empieza la corrupción. ¿Se resistirán?

Hasta la próxima.

Be the first to comment on "#PolíticaPorteña"

Leave a comment

Your email address will not be published.


*