#PolíticaPorteña

Noé Segura / Columna

  • A Las Guacamayas se lo lleva el tren
  • ¿Caballada gorda para jefes de tenencia?

 

Guacamayas a municipio

Los políticos saben aprovechar toda circunstancia para llevar agua a su molino y esto no es una patochada o disparate.

Ahora resulta que se dan cuenta que Las Guacamayas es una tenencia con necesidades múltiples y rezagos concentrados, que está urgida de atención.

Así que renace el tema de la elevación de tenencia a municipio, aunque sólo sea para jalar reflectores, en el fondo el deseo es que empeoren para que dependan más.

Si no han podido y ni podrán con el proyecto de que esa demarcación tenga un paso de tren a desnivel. Pero con eso también tienen un motivo para escurrir palabra y dorar la píldora al que se deje.

En ese tema, pago triple por sencillo a que no pasan de seguirlo deseando. Y no solamente porque Aeronáutica Civil haya dicho que no es viable construir un puente en el lugar por los accidentes y riesgos que representa sino porque los millones de pesos que se invertirían no regresarían en votos, menos en impuestos.

Mientras tanto, allá van los políticos y quienes quieren serlo para echar rollo, tratar de ganar adeptos ahora que vienen las elecciones de jefes de tenencia.

Caballada gorda

El domingo 18 de noviembre algunos ciudadanos irán a votar por decidir el nombre de la autoridad local en tenencias y encargaturas. Y como si fueran cargos bien pagados, anda un avispero en busca del palomazo o visto bueno de los funcionarios en turno y hasta del pasado, para competir.

En el caso de Las Guacamayas, —la  tenencia más grande del país, dicen quienes ignoran que no todos los estados del país tienen tenencias sino otros ámbitos para las autoridades auxiliares y algunos estados se ahorran esto—, resulta que están en busca de las preferencias unos diez ciudadanos.

Y si la autoridad —en cada trienio— al emitir la convocatoria dice que es un proceso fuera de partidos políticos, es mentira redonda. Cierto no los registra un partido, pero se cuelgan de éstos para arrimarse a la gente.

Interesante es que la oferta se daba en cada pasada contienda entre quien hacía el gobierno y el que quedaba fuera, es decir el PRI y PRD, que como sabemos se alternaban el poder.

Pero ahora que las cosas cambiaron porque un puñado de perredistas hicieron morada en MORENA, así que habrá tres fuerzas en disputa, más los que se suman de otros colores y signos, incluidos los independientes que probarán suerte frente a los que digan tener el cobijo del gobierno municipal.

Hay en medio, alguno atrapado que se pregunta si las próximas elecciones de Jefes de Tenencias y Encargados del Orden, la gente va apoyar a la persona postulada y no al partido al que se le atribuya pertenencia.

Una amiga de Playa Azul pedía saber quién, por lo menos en esa tenencia, tiene la bendición de los que ahora reinan en la alcaldía, porque está urgida de un par de despensas. Así que necesidad y ambición se conjuntarán y a ver qué resulta.

Los hay quienes dice que a MORENA no le conviene decir este es mi gallo porque arrastra ya mala imagen por designación de jefes y directores que están chocando con los trabajadores, amén de que destilan inexperiencia.

Además de que no le favoreció la notificación de 600 bajas a igual número de trabajadores, muchos de los cuales ya fueron regresados a sus labores, por varias razones, entre ellas la de más peso es que no tienen el dinero para liquidarlos.

Imagen lopezobradorista

Cuentan que de los dados de baja, a algunos se ha convencido para que ahora operen a favor de MORENA y hagan labores para esta fuerza, lo cual es una aberrante mentira y deseos de afectar la buena imagen del partido lopezobradorista.

Si bien, hay prietitos en lugar de morenitos, la remoción de Francisco Javier López Varela, tiene que ver más con presiones del sindicato que dirige Humberto Soberano que otra cosa.

Dicen quienes conocen a quien por algunas semanas tuvo el gusto de presumirse coordinador de obras públicas y desarrollo urbano, que hubiera bastado con ofrecerle vino y francachelas, para llevar la fiesta en paz.

El funcionario de rápida historia, que en menos de un año de priista, pasó a ser perredista y seguidor de Román Tafolla Torres, para luego refugiarse en los brazos de MORENA, tiene futuro, sólo es cuestión de aguantar su prepotencia, mal genio y desorden de ideas.

Relevos y AMLO

Si Genovevo acompañó a Silvano en su tercer informe, con el que pintó de rosa “a la mitad de (su)e camino”, el relevar a Silvia Figueroa Zamudio de la Secretaría de Cultura, era necesario frente a una trayectoria fallida.

La ex rectora, como titular de Educación, no supo abrirse paso en el complejo entramado educativo y, en la Secum, una dependencia supuestamente más manejable, se echó encima al sector de artistas al ordenar un desalojo violento contra los que protestaban por falta de pagos a sus labores y servicios.

Y ocurre que la llegada de Claudio Méndez Fernández a Cultura algunos lo leen como un posible el guiño del gobernador Aureoles Conejo hacia el próximo coordinador de asesores del presidente electo, Lázaro Cárdenas Batel.

Claudio fue colaborador del nieto del General e hijo del ingeniero, con quien mantiene vínculos, así que resultaría una jugada inteligente que abre un puente directo de interlocución con el gobierno de López Obrador, para quien se acerca el momento de asumir la Presidencia.

Silvias y perdedores

Sin embargo, Silvia Figueroa es una más que pierde influencia y desde ya rema a contracorriente al estar fuera del gabinete.

Ya hay otros que desde los tiempos electorales corren esa suerte, ¿lo que habla de disciplina hacendara y política en el gobierno estatal?

Silvia Estrada, no se ha reintegrado, tras perder en las elecciones pasadas, y muchos que habían sido sacrificados antes de las elecciones, tuvieron el pretexto para irse a MORENA, lo cual dejó de ser problema para la gestión de Silvano.

Casos de quienes ya no se integraron hay a granel, pero tiene lectura particular que Estrada Esquivel, quien fuera coordinadora para esta zona de la campaña del hoy gobernador, siga en el aire y ni su cuñado, que dejó ICATMI, haya podido ser reintegrado, porque ahí hace las tareas que le eran propias, Araceli Mata Camacho, quien tendrá que explicar si es dirigente del PRD o burócrata estatal.

Hasta la próxima.

Be the first to comment on "#PolíticaPorteña"

Leave a comment

Your email address will not be published.


*