#PolíticaPorteña

Noé Segura / Columna

OTRO TRIENIO DE RETROCESO

Muy lamentable la suerte de mi municipio.

Entre esperanzas de unos y expectativas de otros arrancó el nuevo gobierno presidido por la ex perredista María Itzé Camacho y el ex panista Miguel Ángel Peraldí.

Bajo nuevas siglas políticas, las de Morena, aunque gente reciclada de otros partidos, el actual gobierno municipal, prometía mucho, o al menos eso creímos.

Sin embargo, como mala copia del pasado que quisimos ver superado, nuestro gobierno está perdido en un laberinto de dimes y diretes.

Como sociedad asistimos a un show de desacuerdos entre dos figuras, el síndico que sabe de leyes pero poco de política y una presidente que mal asesorada da más peso a la política que a las formas. Por lo menos, esa es la impresión que dan.

Así que será otro periodo perdido, en el que no veremos obra pública, los servicios se rezagarán aún más y un largo etcétera si pusiéramos los deberes de un gobierno de mediano compromiso.

Y no será un trienio perdido porque lo diga su servidor, sino por algo de lógica: se pierden energías en estarse sacando la lengua, en buscar hacer quedar mal al otro.

Energía que necesita la primera mujer en dirigir los destinos municipales para estar haciendo gestión y consenso, hoy con el gobernador, mañana con diputados de su partido, después con los demás legisladores y por qué no hasta con el presidente Andrés Manuel, del que dice haber sido portavoz y mensajera.

Tiempo que el síndico puede dedicar a la revisión de la Hacienda Pública, los bienes municipales y su uso, las reformas necesarias para atender problemática y responsabilidades del municipio.

Pero ahí tenemos en sesión de Cabildo trenzados. Tirándose. Haciendo quedar mal uno al otro y de paso haciendo quedar mal a la mayoría que en ellos confiaron en julio del año pasado.

Y como si no bastara, todavía la alcaldesa utilizando los comunicados oficiales para denostar más la figura del síndico.

El gobierno miniobra con los recursos que recauda, es decir los impuestos que cobra, los que fluyen de las partidas estatales y federales, y los que consigue de su gestión diputados y con gobiernos, ésta última denominada, obra compartida.

El presente será, lamentablemente, un trienio de retrasos porque no ha habido hasta estos días cercanía ni siquiera con los diputados con origen local, menos con los propios de la fuerza Morena, y más lejos todavía con los de otros orígenes partidistas.

El año pasado no se hizo gestión en tiempo para meter proyectos al presupuesto 2019; en el presente están ocupados de chismes de lavadero, así que saquemos conclusiones.

Por estar inmersos en pleito, este municipio no tuvo representación en la reunión de gobiernos de Morena-PT de la semana pasada a nivel estatal. Ahí se presentaron los problemas de obra, seguridad y otros renglones para una atención por parte de la autoridad estatal en coadyuvancia con la federación, para lo cual tomó nota Roberto Pantoja, que lleva los programas sociales de la federación.

Se advierte que no hay problemas en Lázaro Cárdenas por eso estuvo ausente de la mesa de reunión. Aunque la realidad es que pendientes los hay a granel.

Vergonzoso para cualquier gobierno que se considere democrático sería que la sociedad lo arrastre.

Y parece que eso sucederá aquí en temas de protección al medio ambiente, agua potable y salud.

Ya sucede en el renglón de seguridad, donde gracias a los resultados de la Mesa de Seguridad y Justicia hay espacios atendidos, principalmente en materia de prevención y atención a situaciones de urgencia. Mientras nuestro gobierno en pleito.

En ecología, salud y particularmente en atención a adicciones, los grupos están a la espera de que terminen los diferendos para que ver algo de trabajo, empezando por formalizar los respectivos comités.

Por desgracia y por lo que se ve venir, una etapa para intento de revocación de poderes y otorgamiento de nuevos poderdantes en el área jurídica, los grupos de esta sociedad organizada o queriéndose organizar, tendrán que esperar.

La alcaldesa que el año pasado pidió a los regidores el voto para abogados en el área jurídica, ahora convoca a sesión extraordinaria para retirar a los defensores por ser afines al síndico.

Se agrega un conflicto más, y júrelo, mayor encono, en el que los platos que se rompan los pagaremos como sociedad. Al fin hay costumbre que nuestros políticos lleguen a medrar el erario, a repartirse los bienes y a pillar los impuestos.

Mientras por agua potable tenemos un asco de líquido siempre tandeado; contaminamos ríos, esteros y mar con todas nuestras aguas no saneadas, el basurero municipal contamina también, el centro de la ciudad está afectada por basura que se deposita en contenedores que esparcen desagradables olores, escurrimientos, amén de un aspecto ingrato a la vista. Y temas como la cultura, el deporte y otros, pasan por el ojo de las decisiones políticas, y lo peor, de grupos.

Lo de tiempo perdido no necesitó mucha imaginación. Hay un gobernador de otro partido, que institucionalmente podría colaborar, pero ¿hay interés en nuestra autoridad municipal?, y un presidente de la República del mismo color, sí, pero, qué recursos puede liberar si ya bien que sabe de los pleitos entre los que deberían morar en la misma casa y tener proyecto común.

Soñamos que tendríamos una autoridad que invitaba al presidente López Obrador al Puerto y lo comprometía a colaborar con la Ciudad, y lo mismo lograba con la Apilac y la empresa porteña, para dejar atrás el rezago social.

Soñamos y oh crudo despertar.

Hasta la próxima.

Be the first to comment on "#PolíticaPorteña"

Leave a comment

Your email address will not be published.


*