Carniceros paran el Rastro Municipal; tienen exigencias

Lázaro Cárdenas, Michoacán.- Tablajeros de la ciudad y la tenencia de Las Guacamayas retiraron matanza del Rastro Municipal demandando les regresen los esquilmos y mejoren las condiciones del inmueble ya que el gobierno municipal a pesar de cobrarles el degüello, no se hace cargo del mantenimiento. Por la autoridad intervino la sindicatura, pero fue incapaz de mediar para un acuerdo.

Esquilmos, son productos que derivan de la matanza de reses, como sangre, pezuñas, piedras biliares y cebo, que algunos trabajadores del Rastro toman como propio derivado de cuando el centro de matanza era operado por el Ayuntamiento, que vendía animales y se quedaba con los derivados.

Desde hace más de 20 años, el Rastro empezó a ser sostenido por ganaderos (introductores) y tablajeros (carniceros), así que los últimos sostienen que al no compran animales al gobierno y se hacen cargo de los corrales y mantenimiento del inmueble de matanza, les pertenecen los derivados, y por ello, los reclaman.

Este martes, la matanza se interrumpió por los más de 85 tablajeros de Lázaro Cárdenas y Las Guacamayas que están sacrificando alrededor de 200 reses por mes, y declararon que mantendrán su movimiento hasta que se resuelva la situación.

Leonel Valencia López y Pablo López Sánchez, presidente y secretario de la Unión de Tablajeros Gral. Lázaro Cárdenas, y Magdaleno Beltrán Lujano, de la Unión de Tablajeros Gral. Vicente Guerrero, encabezaron el movimiento, en principio enterando en el centro de matanza localizado en Las Guacamayas, al administrador, Benjamín Nava Sánchez, luego acudiendo por diálogo ente el gobierno municipal.

“Queremos recuperar lo nuestro”, subrayaron ante Nava Sánchez. Agregaron que ni ayuntamiento ni ellos pueden aprovechar los esquilmos, ya que están en un tercero que es sindicalizado, y la solicitud es en el sentido de recobrar los materiales.

Señalaron que las mejoras al Rastro han salido de sus recursos y coordinación, y como ejemplo, está la báscula electrónica que fue la última adquisición por casi 70 mil pesos, o como el malacate y la sierra que antes compraron en 400 mil pesos.

Las corralejas y los corrales se están ampliando o cambiando techumbre, también con recursos propios, para poder resguardar el ganado, y entonces señalaron que el Rastro por el sostenimiento que están realizando parece que fuera de ellos, situación que exigen revisar.

Cabe indicar que al hacer presencia en Palacio Municipal para expresar la inconformidad, se les consiguió una audiencia con el síndico municipal, Manuel Esquivel Bejarano, quien quiso imponer el número de integrantes de la comisión que atendería, y ya que recibió a los tablajeros, les propuso acuerdo de reparto de los esquilmos.

Los carniceros no aceptaron, porque dijeron que son productos que les pertenecen, y se retiraron de la oficina del funcionario. El movimiento se mantiene firme, señalaron.

Ante la falta de acuerdos, retiraron la matanza manera indefinida, argumentando que los esquilmos les pertenecen dado el trato de precio y manejo de una res es con el introductor y no con el gobierno municipal, que les cobra por uso del Rastro con todo y que no lo mantienen.

Benjamín Nava, el administrador del Rastro Municipal, dijo que su función es que el inmueble esté en condiciones de trabajar y realizar matanza segura, así que enterada la administración municipal espera que ésta tome cartas en el asunto por bien de carniceros, trabajadores y los consumidores.

Be the first to comment on "Carniceros paran el Rastro Municipal; tienen exigencias"

Leave a comment

Your email address will not be published.


*